Naturaleza del problema a considerar

Naturaleza del problema a considerar

La presente es para compartir con ustedes una inquietud creciente, vinculada con el subregistro de algunas mermas neurocognitivas de pronóstico reservado que se presentan con marcada frecuencia en muchas de las comparecientes que asistimos en el consultorio médico de la OVD (Oficina de Violencia Doméstica de la CSJN) a posteriori de haber sido víctimas de Traumatismos Encefalo Craneales (TECs) reincidentes.

El hecho de que el consultorio médico de la Oficina de Violencia Doméstica cuente con muy buena luz natural, ha sido un elemento fortuito que ha llevado a preguntar a muchas de las evaluadas por una secuela de los TECs como es la “fotofobia” – : molestia ante la luz intensa – toda vez que las mismas fruncían el entrecejo en el curso de las evaluaciones médicas que se integraban a sus legajos. Se consigna este dato fortuito porque, de no haberse presentado esta incomodidad que  llevaba a estas personas a fruncir el entrecejo ante la luz ambiental, muchas de estas personas no hubieran  hecho referencia a los TECs, a veces porque las lesiones visibles o palpables dependientes de los mismos ya no se reconocían y otras porque los TECs que habían dejado esa secuela “fotofóbica” habían ocurrido meses atrás y las afectadas no vinculaban esa incomodidad con los traumatismos de cráneo – junto a otro conjunto de síntomas  específicos– como los elementos semiológicos típicos de lo que se conoce como “Síndrome Post Conmocional”, proceso este que muchas veces conlleva un deterioro neurológico duradero que puede llegar a ser irreversible e incluso alcanzar, en algunos casos, un carácter progresivo que llega a la demencia.

 

Hoy sabemos que un TEC agudo es de grado leve, cuando en la escala de Glasgow – desarrollada en 1974 – la persona afectada alcanza un puntaje situado entre 13-14 puntos; el TEC es de grado moderado cuando esa puntuación se sitúa entre 9 y12 puntos y el TEC es grave cuando en la misma escala el puntaje se ubica entre 3 y los 8 puntos.

No obstante lo cual, desde el estado actual de nuestros conocimientos, no hay una aprobación de consenso que acepte una relación biunívoca entre los TECs reincidentes y la evolución posconmocional  ulterior. En esta línea, tampoco conocemos los estadios intermedios y los índices de progresión y/o  mal pronóstico de los TECs que se reiteran, y sólo se coincide en que la cefalea y el vértigo son los síntomas que persisten por periodos variables en los así llamados “síndromes post conmocionales”, tema que no sería tan grave si  no corriera de la mano de una transmisión oral procedente de la cultura carcelaria masculina que reza más o menos lo siguiente: “vos pegale a tu mujer todos los días en la cabeza, sin dejarle marcas, que con el tiempo te va a terminar obedeciendo”.

La frase anterior, llamativamente coincidente en todos y en cada uno de sus términos, ha sido oída reiteradas veces por el suscripto en el consultorio de la OVD, como resultado de la exhibición que muchos golpeadores violentos habrían comunicado a sus víctimas en alarde de descaro intimidatorio e impunidad.

En el libro “La Violencia Doméstica: Causas y secuelas de un problema humano complejo” (Rilova Salazar, Felipe. Editorial Ad-Hoc, febrero de  2017 www.adhoc-villela.com/novedades), en las páginas  51, 52 y 53, se consignan los pormenores de un caso gravísimo  asistido a pocos meses de la apertura de la OVD. Como es de esperar, en relación a este caso no deja reconocer ningún dato que permita la identificación de la víctima en resguardo a su privacidad, pero acaso convenga volver sobre aquel caso paradigmático en el que se reconocían a las claras tanto el sub registro como la inadecuada tipificación médico legal del cuadro, teniendose en cuenta que, si ampliáramos los conocimientos sobre este tema,  al menos podría haber evitado que la curatela de aquella mujer demenciada irremediablemente por los TECs  reincidentes, de poco más de 30 años de edad, no hubiera recaído, justamente, sobre aquel que premeditó llevarla a ese estado provocándole TECs a diario.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *