Aspectos neurológicos de la investigación a efectuar

Aspectos neurológicos de la investigación a efectuar

efectuar La investigación adecuada al reconocimiento y seguimiento de las personas afectadas por TECs reincidentes excede el marco de las prestaciones habituales que ofrecen los hospitales públicos de la C.A.B.A. con los que la OVD tiene acuerdos.

Habiendo podido compartir estas inquietudes respecto a los TECs reincidentes con el  actual Director del Hospital Juan A. Fernández – el Dr. Ignacio Previgliano – de acuerdo con su condición de  neurólogo con amplia experiencia en investigaciones internacionales,  este habría hecho saber a quien suscribe el profundo interés que revestiría un estudio como el propuesto para la comunidad científica internacional y se ofrece a acompañar el diseño de una de las partes del protocolo que se integrarían a este estudio interdisciplinario desde su institución.

A su juicio se necesitarían fondos procedentes para costear las evaluaciones y los estudios complementarios extraordinarios de por lo menos 532 pacientes que reporten ser víctimas de TECs reincidentes en el ámbito de la Violencia Doméstica. Ese es el número mínimo de casos a partir del cual el consenso mundial considera que se podrían lograr conclusiones que alcancen el rango de conocimientos generalizables que gocen de reputación científica universal. Consigno, en relación a este aspecto, que el paneo superficial de las computadoras del consultorio médico de la OVD arroja más de 900 personas que podrían haberse incluido en esa investigación.

A juicio del mentado, si el Hospital Fernández calificara como centro único receptor de una de las partes de este estudio, en tal caso esa institución necesitaría contar con dos profesionales expertos en evaluaciones neurocognitivas dedicadas a evaluar a las personas afectadas por síntomas posconmocionales que lleguen desde la OVD.

Así mismo, a los fines de determinar si los signos posconmocionales son de carácter transitorio o definitivo, las víctimas de esta forma de violencia deberían completar esas evaluaciones neurocognitivas con una RMN con tractografía, en tanto se trata de un estudio que actualmente permite ver el estado de las conexiones nerviosas y marcar la reversibilidad o irreversibilidad de las lesiones neurológicas. A lo anterior añadió que  algunas de las personas afectadas requerirían también una evaluación de la reserva hemodinámica cerebral a través de un estudio no invasivo como es el Doppler Transcraneano. (Cfr. driprevigliano.com.ar/index.php/doppler-transcraneano).

2

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *