Es errado suponer que los ancianos inexorablemente se vuelven seniles

Es errado suponer que los ancianos inexorablemente se vuelven seniles

Existe una creencia social errada que tiende a suponer que los ancianos se vuelven inexorablemente “seniles” o dementes. Abundan los aportes científicos que afirman, sin embargo, lo contrario y se orientan a remover este mito de la “senilidad”. Un anciano “sano” es una persona de edad avanzada, de desenvolvimiento autónomo, que se encuentra exenta de una enfermedad clínica grave.

Un anciano “enfermo” es una persona que padece una enfermedad clínica aguda, pero cuenta con la valorización y el apoyo de su entorno y se parece a cualquier otro enfermo adulto de menor edad. Un anciano “frágil” es una persona de edad avanzada cuyo equilibrio familiar o social se derrumba o se torna súbitamente inestable, lo que lo comporta una comprobada situación de “alto riesgo”.

Se trata de una persona de desenvolvimiento autónomo que tiende a volverse dependiente aún en ausencia de una alteración mental o clínica discapacitante. El derrumbe de las redes sociales de contención y de valorización hace lugar a cambios de salud que comprometen la vida.

Se han publicado diversos métodos y escalas de valoración geriátrica orientadas a mejorar la exactitud diagnóstica de problemas insuficientemente detectados. La escala de valoración socio familiar de Gijón, por ejemplo, ha demostrado ser útil para evaluar la devaluación social del anciano considerando cinco ejes de riesgo principal: situación familiar, vivienda, relaciones y contactos sociales, apoyos de la red social y situación económica.

Jorge Barudy abordó hace algunos años el tema del maltrato infantil a través de una obra de inmenso valor titulada: “El dolor invisible de la infancia”. Hasta hoy no se ha escrito “El dolor invisible de la ancianidad” y la realidad de este fenómeno parece estar todavía muy lejos de la percepción del maltrato que reciben las personas mayores lo que constituye una prueba de “invisibilidad” de imprevisibles consecuencias.

Felipe Rilova Salazar

Médico especialista en psiquiatría

feliperilova@gmail.com

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *